¡UN FANTASMA!

328
Portada Cristiana

Alba Araujo de Belisario/Portada Cristiana

 Lectura: Mateo 14; 22-33, salmo 93; 1-5

 Los discípulos,  viéndolo andar sobre el mar,  se turbaron,  diciendo: ¡Un fantasma!

 Y gritaron de miedo.

  Pero en seguida Jesús les habló,  diciendo:  ¡Tened ánimo!  Soy yo,  no temáis.

Mateo 14:26-27

Fantasma: Figura irreal, imaginaria o fantástica y normalmente incorpórea, con lo que se asusta o se sorprende a la gente.

Muchas mamás asustan a los niños diciendo ahí viene el coco, para que se quede tranquilo, ese coco es un fantasma que no existe, también muchos niños se divierten con el  “Fantasmita Gasparin”.

Jesús despide la multitud, va a la otra orilla, la ribera de Betsaida. Subió al monte a orar solo y ahí lo sorprende la noche; Era ya la cuarta vigilia, entre las tres y seis horas de la mañana, Cristo había pasado casi toda la noche orando, ahora podía ver que sus discípulos estaban en medio de una crisis entre los vientos y olas un gran peligro.

Sucedió en medio  de las olas, apareció una figura probablemente la luna le  mostraba luminosa  en la madrugada oscura, pues la vieron con claridad, se  turbaron, se asustaron, gritaron: ¡UN FANTASMA! los judíos creían en apariciones y  Jesús les saco de duda, no era una aparición, les hablo diciendo: ¡Tened ánimo; yo soy, no temáis!

Pedro le respondió, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Él dijo ven Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. a lo mejor pensó que caminando sobre el agua estaría mas cerca  que en el barco, pero el temor le hizo sentir las embravecidas olas, le hizo quitar la vista del Señor, le faltó la fe. Muchos cristianos como Pedro dan ese primer paso para seguir al maestro, pero los peligros, las pruebas vienen a ser esas grandes olas que los alejan de nuestro padre celestial, se fijan más en su propio temor que en Jesucristo, miran a su alrededor y sienten que se hunden, su confianza se desvanece, su esperanza se esfuma y ya no están contentos pero Jesús estaba con su mano extendida dispuesto a salvar a Pedro, también está para nosotros cuando se lo pedimos.

El pasar tiempo a solas con Dios nos fortalece para enfrentar las olas que se aparecen como  enfermedades, escasez, depresión, dolor, ansiedad; Recordemos que los vientos, las olas y las tormentas de la vida están bajo el poder de Cristo.

“Más que sonidos de muchas aguas, de fuertes ondas de la mar. Fuerte es Jehová en lo alto.” Salmo 93; 4.

  • ¿Que les dijo Jesús a sus discípulos al ver que tenían miedo?
  • Recordemos lo que dice el salmo 93;4